Lengua Espaňola

Editorial

Jan Nicolaas Kind - Brasil

A lo largo de los doce años de su existencia, Theosophy Forward, la revista electrónica, ha respaldado la idea de la unidad teosófica a través del diálogo. Durante el tiempo de mi participación en las Conferencias Internacionales de Teosofía (ITC), este pensamiento en particular, "la Unidad Teosófica", ha sido a menudo un tema importante durante las numerosas conferencias de ITC.

FOTO 1

Su editor aquí en el medio haciendo una mueca, a su derecha Gene Jennings (ULT) y Herman C. Vermeulen (TS Point Loma) y a su izquierda Danson Kiplagat y Carolyn Dorrance (ambos de ULT Santa Barbara, Cal.) Un grupo diverso de buscadores. Foto tomada durante una reunión del ITC en La Haya, Países Bajos.

Helena Blavatsky declaró: "La verdad es la búsqueda de todo teósofo". 

Es esta búsqueda de la Verdad lo que todos los estudiantes de Teosofía (deberían) tener en común y es en esa búsqueda donde reside la Unidad.

Estar unidos en esa búsqueda, sin embargo, no es tan fácil. Los teósofos y sus respectivos grupos o sociedades han pasado en esos primeros años por considerables dolores de crecimiento, como los adolescentes.

Los desacuerdos, las disputas e incluso las escisiones de la organización matriz fueron comunes en los años inmediatamente posteriores a la muerte de HPB en 1891. Aquellos que, guiados por su propia conciencia, realmente hicieron un esfuerzo por acercarse a los teósofos de otras corrientes, realmente llevaron el primer objetivo a la práctica. Con el tiempo, fueron varios los intentos que se hicieron en esta línea.  

Se avanzó mucho con los años. Los teósofos de las diversas corrientes con distintos planteamientos en la comprensión de la TeoSophia se comunican entre sí y tratan de aprender unos de otros y eso es un gran avance.

Aunque de vez en cuando resurgen los viejos y desgastados conflictos, a estas alturas ya no existe el mantra de “Vuelta a Blavatsky”, ya que retroceder implica retrasar el reloj; en consecuencia, solo se puede ir "Adelante con Blavatsky".

TODAS las corrientes teosóficas no son más que ramas de un gran árbol genealógico teosófico. Cada rama se ha ganado su lugar bajo el sol, cada rama representa una faceta única del diamante que llamamos Movimiento Teosófico.

En nuestra búsqueda de la Verdad, se nos anima a investigar todo lo que se nos presente, con seriedad, conciencia y siempre con la mente abierta. Dado que la Teosofía o la TheoSophia no comenzó con Helena Blavatsky y no terminará con ella, todos sabemos que ella definitivamente fue ese canal formidable que reintrodujo la Sabiduría Antigua que había estado olvidada durante mucho tiempo. En muchas ocasiones, HPB insistió específicamente en que debemos indagar e investigar, sin dar nunca nada por sentado y, por lo tanto, sin caer en la trampa de la ortodoxia.

He tenido la suerte de haber podido entablar amistad con estudiantes afiliados a los distintos grupos y admiro sinceramente sus actividades: organización de eventos, grupos de estudio, cursos, publicaciones de libros y todo tipo de cosas. Todos dedican su energía y comprensión para llegar a la autorrealización y, en consecuencia, trabajar hacia el noble ideal de hacer de nuestro planeta un lugar mejor para vivir, porque en última instancia de eso se trata; ¡no se trata de MI Teosofía o de VUESTRA Teosofía!

A veces, sin embargo, resurgen las antiguas agonías. Lo que sucedió hace más de 125 años parece volver a ser realidad, lo cual, a estas alturas, por supuesto, no es en absoluto realista. En nuestros días, el diálogo entre teósofos en la mayoría de los casos los une, reconociendo que un objetivo principal del diálogo es aprender unos de otros, valorando a los autores elegidos y favoritos de los demás, que son muchos, con sus respectivos linajes generacionales. Todos son libres de estar de acuerdo o en desacuerdo respetuosamente. Para aprender, uno tiene que ejercer el arte de escuchar las creencias y convicciones de los demás sin ningún prejuicio. Como saben los buenos oyentes, escuchar es una cualidad del corazón. El símil de polinización cruzada debería ser aplicable aquí. La polinización cruzada no es una polinización unidireccional.

Es algo contraproducente, e incluso me gustaría decir que es simplemente una tontería, reanimar sucesos que sucedieron hace mucho, mucho tiempo. El pasado no se puede deshacer. Se cometieron errores por todos lados. Sin embargo, el futuro es nuestro y lo es ahora, y con esa visión directamente en nuestro radar podemos continuar juntos nuestro increíble viaje.

Tal vez, para liberarnos de la esclavitud del pasado, sea aconsejable leer nuevamente las sagaces, equilibradas y curativas líneas de Dorothy Bell, cuando termina su conocida introducción a Roots and Shoots:

 …. Pero el impulso original que produjo la semilla y el árbol, las ramas y retoños, los corredores subterráneos con su lugar en el sol, todavía está dentro, buscando expresión y plenitud. No hay necesidad de cambiar fronteras, anexar otros territorios o disolver compartimentos, salvo en la prisión de la mente. Y una mente paralizada por la memoria, por la separación y el miedo, nunca podrá ser libre. Podemos encontrar nuestro propio lugar en el sol yendo más allá de las ataduras del pasado y sirviendo a ese impulso dondequiera que estemos. Ese es nuestro territorio; ese es nuestro centro; esa es nuestra familia teosófica.

Lea la versión completa de este importante artículo de Dorothy Bell:

https://www.theosophyforward.com/articles/the-society/533-editorial-sp-937771929

Link to English version:

https://www.theosophyforward.com/articles/theosophy/2957-editorial

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 67 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

EUROPEAN SCHOOL OF THEOSOPHY 2021 Logo

Facebook

itc-tf-default

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels