Lengua Espaňola

Raíces y brotes

Dorothy Bell - Australia

LESP 2 DorothyBell

Dorothy Bell

Hasta cierto punto, los eventos y cronologías del árbol genealógico estadounidense de la Teosofía disfrazan la verdadera naturaleza de su vida evolutiva: los ciclos y los patrones de crecimiento, declive y renacimiento y, dentro de ellos, los esfuerzos por lograr los frutos del propósito original de la Sociedad Teosófica.

Los nuevos tiempos han visto cómo algunas ramas del árbol genealógico se engrosaban y sacaban otras ramas, mientras que otras se marchitaban y morían. Empujando desde el subsuelo y encontrando nuevos terrenos abonados, los nuevos tallos procedentes de las raíces principales han encontrado su propio lugar bajo el sol, aunque parezcan separados. En el árbol original, las tormentas han dañado las ramas hasta quebrarlas. Y en la plenitud de los ciclos, unas hojas han caído y otras han salido, ocupando su lugar en las ramitas y otros brotes, esforzándose por encontrar la luz y respondiendo al mismo impulso vivo y vibrante por expresarse y expandirse.

El impulso del corazón que sembró su semilla en 1875 y desarrolló el vehículo externo, que fue la Sociedad Teosófica, para llevar la Luz de la Sabiduría al mundo, sigue con nosotros hoy en el corazón de muchos de los que están respondiendo de nuevo a su llamada original, pero que se encuentran bajo diferentes etiquetas, en diferentes cajas y en diferentes territorios.

A lo largo de los años, se han trazado en la arena unas líneas de demarcación, se han construido vallas, se han establecido y custodiado territorios. Con el tiempo, las líneas dibujadas en la arena pierden su definición, pero no ocurre lo mismo con aquellas líneas de la mente que quedan atrapadas en la memoria y en la historia. En el pasado, algunas percepciones de ideales perdidos, de direcciones equivocadas y de enseñanzas diluidas han generado desarmonía, división y separación, y han ido haciendo evolucionar nuevos patrones de nacimiento, crecimiento y renovación, o de decadencia y declive.

Pero el impulso original que produjo la semilla y el árbol, las ramas y los brotes, los tallos subterráneos con su lugar bajo el sol, todavía está dentro y busca expresarse y desarrollarse. No hay necesidad de cambiar ninguna frontera, ni de anexar otros territorios o disolver ningún compartimento, salvo en la prisión de la mente. Y una mente que está paralizada por la memoria, por la separación y el miedo, nunca puede ser libre. Podemos encontrar nuestro propio lugar bajo el sol si vamos más allá de la esclavitud del pasado y servimos a ese impulso dondequiera que estemos. Ese es nuestro territorio; ese es nuestro centro; esa es nuestra familia teosófica.

Para el árbol genealógico de la teosofía, haga clic aquí:

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 484 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

TS Point Loma/Blavatsky House

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels