Lengua Espaňola

Mi conversación con el Dalai Lama

Raghavan Iyer – EE. UU

[Impreso en el folleto: LONDRES, ESTE Y OESTE, conferencia dada en Londres, 1961.]

Le debo advertir desde el principio que propongo hablarle a usted esta tarde no como expresidente de la Unión de Oxford, ni como un Oxford Don. Quiero abdicar de ese papel y hablarle a usted como un buscador y un peregrino, porque esa fue la forma en la cual fui al Dalai lama. Esto es la única justificación de mi tentativa de explicarle lo que me dijo durante esa entrevista memorable que graciosamente me concedió en marzo pasado, exactamente un año después de su exilio del Tíbet en la India. Siento que debo compartir con usted mis recuerdos de lo que me dijo, en particular su punto de vista desde su profundo sentimiento sobre este país. Él consideró Inglaterra como una fuerza para el bien en el mundo de hoy, como desempeñar el papel más único en el Oeste. Dijo que Londres era el centro espiritual y ético de Europa y cuando le pregunté si esto significó que muchas almas sabias habían comenzado a entrar en encarnación en este país, asintió. También declaró que hasta el Gobierno en este país era más consciente de la posición de Tíbet que quizás cualquier otro país del Oeste. Siento, por lo tanto, que debería decir a un auditorio comprensivo de esta clase, tan fielmente como lo puedo recordar, lo que el Dalai Lama me dijo en respuesta a varias preguntas.

Debo hacer primero algunos comentarios preliminares sobre el significado distintivo de la entrevista y la dificultad de la reproducción de ello esta tarde. El Dalai lama es un hombre notable en cualquier estándar, especial en cualquier era, pero quizás único entre nosotros. Él es cinco años más joven que yo, y aún durante la entrevista sabía que estaba ante la augusta presencia de un hombre sin edad, que es siempre joven, quien podría asumir variedad de posturas, sin actuar. Era sabio y benévolo, también ingenuo e infantil; intensamente implicado, aún profundamente desapegado en cada declaración; era un hombre adorable de una disposición divinamente mansa, pero también era algo más. Era una presencia impasible, impersonal. Habló como un vehículo puro, algo mayor y más magnífico de lo que normalmente se manifiesta en el hombre. No afirmó ser, nunca creyó que fuera perfecto o infalible, pero en su compañía sentí la frescura de la pureza personal inmensa, una santidad visible que brilló de una integridad interior. Y no sólo sentí que casi por primera vez me comunicaba con eficacia y adecuadamente con otro ser humano, y quiero decir esto al principio porque es tan difícil volver a esa clase de atmósfera o quizás a cualquiera otra forma de comunicación que ocurrió entre el Dalai Lama y yo. Todas las distinciones de la personalidad desaparecieron.

No hubo el conocimiento más leve de bromas ni de lenguaje inapropiado. Habló en tibetano; hablé en inglés con la ayuda de un intérprete competente. Entendió mi inglés, pero no entendí su tibetano. Aún directamente a través de la entrevista sentí que aquí estaba un hombre que articulaba cada pensamiento relevante que tuviese en su mente. Si su lenguaje fuera más cuidado y su expresión más sucinta, su pensamiento serían más controlados y precisos. Lejos de tratar simplemente de hacer lo correcto por su interrogador, lejos de ser simplemente cortés, fue totalmente absorbido por el vigoroso proceso tan exactamente, tan intencionadamente como el lenguaje permitía, cada pensamiento significativo que se reveló en su mente en referencia a cada pregunta que planteé. Esto, sugiero, era el método más poco común de comunicación. En todo momento sentimos que éramos seres humanos más allá de particularidades que afectan las limitaciones de personalidad. Me dio un sentido de participación igualitaria, un sentido de algo más glorioso que cualquiera de nosotros, que nunca había tenido antes, y que de hecho contrastamos pronto después de esta entrevista con otras personalidades imponentes que tuve el privilegio de conocer en la India.

Link to English version:

https://www.theosophyforward.com/articles/theosophy/2548-my-talk-with-the-dalai-lama

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 314 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

TS Point Loma/Blavatsky House

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels