Lengua Espaňola

Editorial – Algunos pensamientos aleatorios sobre la libertad

Jan Nicolaas Kind – Brasil

Pensamiento número uno.

Recuerdo vívidamente cómo mi querida madre, a principios de la década de los años 50, cuando yo tenía 5 o 6 años, me cogía la mano y la apretaba fuertemente mientras caminábamos por las calles llenas de tráfico del centro de Ámsterdam. Era esa sensación que tienes de niño, de que tu madre quiere cuidarte en una situación potencialmente peligrosa. Instintivamente ya contaba con ese apretón, pero había una calle en particular cerca de la plaza Royal Place and Dam, llamada Raadhuisstraat (inglés: calle del Ayuntamiento) en la que, al cruzar, el apretón alcanzaba un nivel casi intolerable. Unos años más tarde, debía yo tener 7 u 8 años, después de haberle preguntado repetidamente a mi madre por qué siempre parecía aumentar la presión en esa calle en particular, se tomó el tiempo (y tuvo el valor) para contarme el motivo.

 


Vehículos del ejército alemán circulando por la Raadhuisstraat de Ámsterdam el 15 de mayo de 1940

Me explicó que una experiencia traumática en esa misma calle era la causa de ese fuerte apretón. Cada vez que iba por la Raadhuisstraat, volvían los recuerdos de aquellos días de mayo de 1940, cuando la artillería alemana entró en el centro de Ámsterdam después de que el ejército holandés hubiera capitulado ante la poderosa Wehrmacht alemana. Aunque yo era muy joven entonces, recuerdo perfectamente que dijo que la experiencia de ver cómo unos soldados extranjeros que hablaban otra lengua entraban en el país de otros para conquistarlo, mientras se hacían cargo de la administración de las ciudades de su tierra natal, fue una experiencia dramática y traumática. Para los que han experimentado ese intenso sufrimiento, es evidente que el hecho de no poder disfrutar de una libertad personal básica significa que se convirtieron en prisioneros en su propia tierra. La libertad personal, simplemente la libertad de ser puede ser suprimida.

Pensamiento número dos.

La libertad de expresión no es una licencia para el maltrato. Es una responsabilidad.

Para quienes proclaman, niegan, insultan, mienten o menosprecian bajo la bandera de la Libertad de Expresión, es útil la observación siguiente: No puede haber libertad (de expresión) si no hay voluntad de ser responsable. Si la idea es la de poder decir lo que uno quiera, sin asumir ninguna responsabilidad, entramos en una especie de zona oscura infernal. Por el contrario, expresar opiniones con el objetivo de hacer el bien y cuando las intenciones son puras y lo que se dice es verdad, es el camino que deben seguir todas las mujeres y hombres. Las palabras son pensamientos con sonido. Nuestro discurso proporciona un marco fabuloso para lo que pensamos. La Sabiduría Perenne nos enseña que los pensamientos no son abstractos, sino concretos, y causan fuertes vibraciones en nuestro plano. Por lo tanto, las palabras tienen la misma característica y ejercen un impacto definido que influye en nuestro comportamiento. Pueden inspirarnos, pero también pueden situarnos en una dirección muy equivocada. En el siglo pasado, hemos visto demagogos hipnotizando grandes multitudes, especialmente cuando aprovechaban la ira y la insatisfacción reprimidas. Como suele ocurrir, ¡la historia se repite! Las palabras tienen energía y poder con capacidad para ayudar, sanar, amar, pero también para obstaculizar, herir, dañar y humillar.

Nuestra libertad de expresión siempre está sujeta a leyes superiores a las que se escriben en nuestros libros de leyes. Si no cumplimos con esas leyes "eternas" y las ignoramos, pronunciando falsedades basadas en un egoísmo extravagante, si cedemos ante la codicia y la vanidad y escuchamos las palabras vacías de los que se hacen llamar líderes, se creará una dolorosa disonancia. No estaremos en sintonía con el Universo, y eso ocasionará la destrucción de nuestro medio ambiente, conflictos, enfermedades y, como hemos visto recientemente en el Yemen y otras partes problemáticas de nuestro mundo, una hambruna catastrófica y sin precedentes.

 

Pensamiento número tres.


Walt Whitman

Quizás en el próximo Año Nuevo, deberíamos pensar en la libertad más a menudo, meditar sobre ella, desarrollar ideas, investigar qué hemos hecho con nuestra libertad o qué hicimos por la libertad de los demás. Hablando de este tema con una amiga, me sugirió leer lo siguiente, escrito por el poeta y periodista Walt Whitman (1819 - 1892):

“No es solamente cierto que la mayoría de las personas malinterpretan por completo la Libertad, sino que a veces pienso que aún no he conocido a nadie que la entienda bien. Todo el Universo es la Ley Absoluta. La libertad sólo abre toda actividad y licencia bajo la Ley. Para los degradados o subdesarrollados, e incluso para muchos otros, la idea de la libertad es la idea de escapar a la Ley, lo que, por supuesto, es imposible. Más preciosa que todas las riquezas mundanas es la libertad: libertad del doloroso constreñimiento y la pobre estrechez eclesiásticos: la libertad en los modales, las comodidades y los muebles, de la estupidez y la tiranía de las modas locales, la libertad total de los círculos de los partidos y de las meras convenciones en la política, y lo mejor de todo, una libertad general de uno mismo frente a la dominación tiránica de los vicios, los hábitos, los apetitos, por los cuales casi todos estamos esclavizados (muchas veces los mayores defensores de la libertad). ¿Podemos alcanzar tal derecho a la libertad, la verdadera democracia y su altura? Si bien estamos sometidos, desde el nacimiento a la muerte, a la Ley irresistible que engloba todos los movimientos y todos los minutos, logramos escapar, por una paradoja, hacia el verdadero libre albedrío. Por extraño que parezca, solo alcanzamos la libertad mediante el conocimiento y la obediencia implícita a la Ley. ¡Grande - indeciblemente grande - es la Voluntad! ¡El Alma libre del hombre! En su máxima expresión, entendiendo y obedeciendo las leyes, puede entonces, y solamente entonces, mantener la verdadera libertad. Porque existe en lo más alto esa Ley tan Absoluta como la que más, y más Absoluta que la que más, la Ley de la Libertad. La gente superficial, como hemos dicho, considera que la libertad es una liberación de toda Ley, de toda restricción. Por el contrario, los Sabios ven en ella a la potente Ley de Leyes, es decir, la fusión y combinación de la Voluntad consciente, o ley parcial individual, con todas aquellas Leyes Universales, eternas e inconscientes, que duran todo el Tiempo, impregnan la historia, demuestran la inmortalidad y dan un propósito moral a todo el mundo objetivo y la última dignidad a la vida humana”.

[De: obras en prosa, 1892]

Pensamiento número cuatro.

Viktor Frankel (psiquiatra austriaco y superviviente del Holocausto 1905-1997) escribió: "Todo se le puede quitar al hombre excepto una cosa: la última de todas las libertades humanas: La capacidad de elegir nuestra actitud en medio de una serie determinada de circunstancias, la capacidad de elegir nuestro propio camino".


Victor Frankel

Me parece que si tenemos la libertad de elegir, tenemos la libertad de cambiar. Cambiarnos a nosotros mismos, pero también a nuestro entorno, al conjunto determinado de circunstancias a las que nos vemos expuestos. Aunque Annie Besant estuvo muy activa en la política, en los círculos teosóficos la siguiente frase es casi un axioma: "No nos metemos en política". En su obra, La Clave de la Teosofía, Sección 12, cuando le preguntaron a HPB "¿Qué es la Teosofía Práctica?", ella dejó muy claro que la Sociedad Teosófica como tal no emprende ninguna iniciativa política:

“PREGUNTA: ¿Participáis en la política?

TEÓSOFO: Como Sociedad, la evitamos escrupulosamente, por las razones detalladas a continuación. Intentar llevar a cabo reformas políticas antes de haber conseguido reformar la naturaleza humana, es como "poner vino nuevo en odres viejos". Haced que los hombres sientan y reconozcan en su corazón cuál es su deber real y verdadero para con todos los hombres, y entonces todo antiguo abuso de poder, toda ley injusta en la política nacional, basada en el egoísmo humano, social o político, desaparecerán por sí mismos. Sería muy estúpido el jardinero que quisiera limpiar de hierbas venenosas el parterre de sus flores y para ello cortara la parte superficial que sobresale del suelo, en lugar de arrancarlas de raíz. No se puede lograr ninguna reforma política duradera con los mismos egoístas hombres de siempre al frente.

LAS RELACIONES DE LA S.T. CON LAS REFORMAS POLÍTICAS.

PREGUNTA: ¿La Sociedad Teosófica no es, entonces, una organización política?

TEÓSOFO: Por supuesto que no. Es internacional en el sentido más amplio, porque sus miembros están compuestos por hombres y mujeres de todas las razas, credos y formas de pensamiento, que trabajan juntos por un objetivo, la mejora de la humanidad; pero como sociedad no tiene absolutamente ningún papel en una política nacional o de partidos".

Tenemos la libertad en nuestra vida individual de observar, elegir y cambiar. Igualmente, cuando se trata de los sistemas políticos que gobiernan nuestro mundo, se puede aplicar el mismo mecanismo de cambio de nuestra prerrogativa humana de elección. A veces oigo decir, según lo que la gente ha entendido de las palabras de HPB, que los teósofos ni siquiera deberían escribir o hablar de política, aunque puedan ser activistas o miembros de organizaciones políticas. Sin embargo, yo diría que desde que LA CLAVE DE LA TEOSOFÍA se publicó en 1889, muchas cosas han cambiado. No hace falta decir que el mundo de HPB era muy distinto al nuestro. Los "ismos" políticos existentes en su mayor parte han fracasado irremediablemente, tanto si hablamos del socialismo, como del comunismo o de cualquier forma de liberalismo o conservadurismo. Aunque fue posible combatir y eliminar un sistema maléfico como el fascismo, es claramente visible que las semillas de ese mal siguen existiendo dondequiera que miremos. Sigue habiendo dictadores en muchas partes; algunos Politburos en el Este, todavía con mucho poder. Y en el Occidente que llamamos libre, los ciudadanos comunes y corrientes están atrapados en una red de mentiras y falsas promesas, inexorables acompañantes de un sistema capitalista corrupto, controlado por unos pocos, en el que todo lo que está y estará a ese nivel, lo deciden los mercados bursátiles globales con sus tentáculos viscosos esparcidos por todo el mundo.

Pero antes de que mis lectores piensen que soy una especie de devoto de Karl Marx, debo declarar que no lo soy, aunque creo que en “un” futuro, nuestros descendientes tal vez querrán volver a leer Das Kapital. En estas reflexiones aleatorias sobre la libertad, me limito a considerar un caleidoscopio de diferentes libertades, y lo que significa ser verdaderamente libre. Como indagadores que intentan encontrar respuestas, esta libertad de cambiar internamente, debe ser considerada con valentía. Del mismo modo, en particular cuando se trata de política, los teósofos deben explorar los obstáculos y las oportunidades respecto al cambio tan necesario en nuestro mundo. Una vez que se entienda que la Sabiduría Eterna ofrece claves sólidas para una mejor comprensión del verdadero funcionamiento de esos sistemas defectuosos, se pueden proponer alternativas claras mediante las cuales todos podamos trabajar por un mundo mejor.

Es muy sencillo y me gustaría que lo pensaran: todo lo que comemos, respiramos, leemos, oímos, sentimos, olemos, cultivamos e incluso ganamos, en poco o en mucho está políticamente manipulado. Sin convertirse nunca en un movimiento político, la ST como un cuerpo y sus miembros, debido a sus conocimientos y a las perspectivas ampliadas que pueden transmitir en el siglo XXI, deberían comprometerse para lograr en nuestra sociedad una mejor comprensión de los diversos procesos subyacentes.

Pensamiento número cinco.

Muchos de nosotros hemos hablado, seguimos hablando de la libertad y vamos en busca de ella, de su significado tan importante. Discursos, libros, documentales, poemas y películas, es algo que aparentemente no tiene fin. Aunque me doy cuenta de que mi intento por ver algunos de los diversos aspectos de la libertad está muy lejos de ser completo, supongo que todos nosotros, cuando nos examinamos realmente bien, podemos ver que nuestra búsqueda, nuestras certezas e incertidumbres sobre este tema no son tan diferentes. Se trata de la exploración, de la libertad de explorar para descubrir o acercarse a la verdad.

Mientras buscaba material para este editorial, encontré una cita de P. Krishna, en su libro Right Living in Modern Society.

 

“Cuando intentáis defender una posición particular a la que habéis llegado antes de la exploración, entonces la exploración no tiene ningún sentido. Tiene que haber libertad al principio, libertad de las opiniones, libertad de las ideas, libertad de una postura fija. Si podemos liberarnos de cualquier tipo de fijación de nuestra mente y luego mirar y descubrir, tal vez podamos encontrar la verdad juntos. Si uno está buscando la verdad, es importante, desde el principio, liberar la mente de todo lo que llamamos cultura, pero que también se podría llamar prejuicio. Y sabiendo esto, uno debe explorar tentativamente, sin aceptar con facilidad nada, ni estar de acuerdo o en desacuerdo fácilmente con nada, porque ni el acuerdo ni el desacuerdo tienen un gran valor. Vuestras opiniones y las mías no tienen ningún valor. La verdad tiene valor porque es lo que es, existe, y por eso tiene valor".

Image here text:


P. Krishna

Este planteamiento, el de que nos liberemos de cualquier forma de prejuicio o fijación como lo llama P. Krishna, nos permite participar plenamente en la búsqueda de la verdad.


Radha Burnier

En su famoso libro Regeneración humana (1990), la anterior presidenta internacional de TS-Adyar, Radha Burnier, en un momento dado dice lo siguiente sobre su anhelo de ser libre en su propia búsqueda:

“Se ha dejado muy claro oficialmente que no hay autoridad en la ST. Ni HPB ni Annie Besant, ni nadie más es una autoridad en la Sociedad, por la simple razón de que seguir a una autoridad es perjudicial para la inteligencia humana. Todo el proceso de la evolución es lo que se ha llamado el despertar de la inteligencia. ... Me negaría a pertenecer a una sociedad en la que existiera una autoridad y donde los escritos específicos se trataran como escrituras. Si la ST adoptara esa postura, no me interesaría seguir siendo miembro. En nuestra Sociedad, la libertad se le da a cada individuo para investigar, para ver qué es aceptable para él en este momento. Puede seguir cualquier curso que le resulte inspirador de momento. Esa libertad dentro de nuestra Sociedad es algo muy preciado. Está limitada solamente por el Principio de la Fraternidad. Fraternidad y libertad son los dos pilares de la entrada de la Sociedad Teosófica".

Quizás también podríamos ver la resolución titulada " Libertad de Pensamiento", que fue aprobada por el Consejo General de la ST de Adyar en 1924.

Aquí está el texto completo:

"A medida que la Sociedad Teosófica se ha extendido por todo el mundo, y como los miembros de todas las religiones se han hecho miembros sin renunciar a los dogmas, enseñanzas y creencias especiales de sus respectivas creencias, se considera conveniente enfatizar el hecho de que no hay doctrina, ni opinión, enseñada o promulgada por quienquiera que sea, que sea vinculante para ningún miembro de la Sociedad, ninguna que ningún miembro no tenga la libertad de aceptar o de rechazar.

La aprobación de sus tres Objetivos es la única condición para ser miembro.

Ningún maestro o escritor, de HP Blavatsky en adelante, tiene autoridad alguna para imponer sus enseñanzas u opiniones a los miembros. Cada miembro tiene el mismo derecho a seguir cualquier creencia, pero no tiene derecho a forzar la elección sobre nadie más. Ningún candidato para ningún cargo ni ningún votante pueden dejar de ser elegibles para presentarse o votar, por alguna creencia que profesen o porque sean miembros de alguna escuela de pensamiento. Las opiniones o creencias no otorgan privilegios ni infligen sanciones.

Los Miembros del Consejo General solicitan seriamente a cada miembro de la Sociedad Teosófica que mantenga, defienda y actúe según estos principios fundamentales de la Sociedad, y que también ejerzan sin temor el derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, dentro de los límites de la cortesía y consideración por los demás".

Me gustaría referirme específicamente a la palabra AUTORIDAD en esta resolución. El término como tal es polisémico. El Merriam - Webster's Dictionary, entre otras definiciones, le da la siguiente connotación relevante: "poder para influir o dirigir el pensamiento, la opinión o el comportamiento y la persona al mando".

Por lo que yo entiendo, para los teósofos de Adyar, HPB proporciona o debería proporcionar orientación experta en asuntos teosóficos, pero no como un cargo oficial que toma decisiones, domina y controla todo pensamiento, opinión o comportamiento. Es alguien a quien hay que respetar y considerar muy seriamente, pero sin seguirla ciegamente. Fue la persona que nos abrió ventanas, reintroduciendo lo que se había olvidado durante mucho tiempo en la cresta del materialismo del siglo XIX, cuando se creía que todos los misterios se habían descubierto y develado. Ella trajo la luz a la oscuridad de esa época.

Todos los seres vivos de este planeta merecen la libertad de ser, y por lo tanto tienen la libertad de elegir y discernir, la libertad de cambiar, de investigar y de ser totalmente LIBRES.

Link to English version:

https://www.theosophyforward.com/articles/the-society/2513-editorial-7

 

 

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 310 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

TS Point Loma/Blavatsky House

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels