Lengua Espaňola

Serie Nuestra Unidad – La Unidad Teosófica

John Vorstermans – Nueva Zelanda

La conciencia de Unidad duerme profundamente dentro de todos nosotros. Somos en gran parte inconscientes de la verdadera Unidad, tal como se entiende en la tradición teosófica, porque nos centramos en la separación, que es una característica dominante de la conciencia o conocimiento de nuestra personalidad. Nuestra personalidad, centrada predominantemente en la mente de deseo (kama-manas) está enfocada hacia el exterior por medio de los sentidos con los cuales percibe su realidad.

Sin embargo, la Sabiduría Sagrada nos enseña que la verdadera realidad no se encuentra en el mundo exterior, sino dentro de nosotros. Para encontrar esta realidad, debemos dejar de lado el mundo externo y emprender el viaje interior para despertar una conciencia más profunda y finalmente poder llegar a experimentar esta Unidad. Blavatsky habla de ello en La Voz del Silencio cuando describe los tres vestíbulos del aprendizaje por los que pasamos en nuestro despertar – el vestíbulo de la ignorancia, el vestíbulo del conocimiento y el vestíbulo de la sabiduría. Cada vestíbulo por el que pasamos en nuestro viaje debe dejarse atrás.

Como organización, la Sociedad Teosófica se ha ramificado en diversas direcciones, algo que podemos constatar viendo los diversos movimientos Teosóficos existentes en la actualidad. En sí mismo es algo que puede considerarse bastante saludable si exploramos lo que es la Teosofía. Podemos tomar como ejemplo el movimiento budista, en el que veremos diferencias entre las enseñanzas y direcciones del budismo Theravada y el Mahayana. Las dos tendencias son muy diferentes en sus enfoques y estudio del budismo; no obstante, hay que reconocer el valor que cada una le aporta al mundo. Algo parecido sucede con los diferentes Movimientos teosóficos existentes en la actualidad. Cada uno tiene su manera de explorar y tratar de entender la Teosofía y todos ellos se esfuerzan por contribuir a que el mundo sea un reflejo de la Unidad de la que estamos hablando.

A nivel de la personalidad, tenemos una diversidad enorme. Nuestra mente de deseo procura encontrar diferencias y le encanta trabajar con ellas y discutir, racionalizar, juzgar, culpar, etc. porque esto es lo que hace la mente de deseo.  La mente de deseo reside en el Vestíbulo de la ignorancia, de la cual nos esforzamos por salir, usando el conocimiento que hemos aprendido en nuestro viaje teosófico, para así adentrarnos en el Vestíbulo del aprendizaje. Para que los diferentes movimientos Teosóficos puedan trabajar juntos, debemos ir, como individuos pertenecientes a esos movimientos, más allá de las diferencias. El reto consiste en centrarnos en la conciencia de Unidad, más allá de la personalidad, y prestar atención a lo que tenemos en común. La mente inferior siempre buscará las diferencias, lo que para la conciencia de Unidad son simplemente piezas diferentes de un rompecabezas que encajan perfectamente. De esta manera, podemos crecer y aprender los unos de los otros y convertirnos en una fuerza unida más consistente para la Unidad en el mundo. Podemos llegar a ser ejemplos vivos de esta Unidad.

Si podemos movernos hacia la conciencia de Unidad como individuos, entonces esto se verá reflejado en los diferentes grupos Teosóficos. Tal vez entremos entonces en el Vestíbulo de la Sabiduría, dejando atrás el pasado y viviendo plenamente el presente como una fuerza verdadera para el bien.

Link to English version:
http://www.theosophyforward.com/theosophy/our-unity-series/1407-our-unity-series-theosophical-unity

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 416 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

TS Point Loma/Blavatsky House

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels