Lengua Espaňola

El ciclo de fuerza, justicia y unidad

Douglas Keene – Estados Unidos 

Theosophy DOUG 2 Keene a

Douglas Keene, quien el año pasado sucedió a Barbara Hebert como Presidente de la Sociedad Teosófica en América.

Cuando consideramos la relación entre Fuerza y ​​Unidad, también debemos considerar la Justicia, porque la Justicia es un resultado de la Fuerza y ​​conduce a la Unidad. De hecho, cada cualidad puede verse como un puente esencial en el ciclo: la Fuerza conduce a la Justicia, la Justicia conduce a la Unidad y, finalmente, la Unidad vuelve a la Fuerza. El Amor es el adhesivo que mantiene la rueda alineada. Cada vez que se logra la Justicia, aumenta la Fuerza y ​​la Unidad. Cuando la Fuerza se manifiesta, la Justicia es posible. Cuando vemos Fuerza y Justicia, generalmente sigue la Unidad.

Helena Blavatsky, una de las tres cofundadoras de la Sociedad Teosófica, escribe en su libro La clave de la Teosofía: “Los objetivos más importantes de la Teosofía son aquellos que probablemente conduzcan al alivio del sufrimiento bajo todos y cada uno de los términos, tanto morales como físicos”.

Este es un imperativo directo de que la Teosofía debe hacerse práctica en el mundo exterior. Una forma en que esto puede manifestarse es a través de la fortaleza de las intenciones morales y la implementación de la justicia y la compasión. Podemos sentir que los gobiernos no actúan en nuestro nombre, pero entonces estamos obligados a tomar decisiones que puedan reemplazar a quienes están en el poder, especialmente en las democracias. Por supuesto, esto no es posible a nivel individual, pero al unirnos con personas de ideas afines, pueden ocurrir cambios.

No debemos subestimar nuestra influencia, ya que muchos buscan una voz clara y experimentada que los dirija. También podemos examinar nuestras acciones dentro del contexto de nuestro lugar de trabajo y nuestras familias y reflexionar sobre los motivos que nos llevan a estas acciones. ¿Son desinteresados ​​o hay algún motivo oculto que puede beneficiarnos a nosotros mismos? Deberíamos intentar liberar los filtros del interés propio. Debemos luchar por la pureza y el altruismo, primero con nosotros mismos y luego para ayudar a los demás.

Cuando hablamos de justicia, ¿qué queremos decir exactamente? ¿Es esto cumplimiento de las leyes humanas y del gobierno? ¿O existe un código moral superior que debemos seguir? Martin Luther King dijo la famosa frase: “la injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes. Estamos atrapados en una red ineludible de mutualidad, atados a una única prenda de destino. Lo que afecta a uno directamente, afecta a todos indirectamente".

¿Es esta una mera hipérbole retórica, o es literalmente cierto que cada injusticia no sólo es una amenaza al bien mayor, sino que disminuye nuestra posición y dirección moral?

La fuerza, por supuesto, se puede utilizar positiva o negativamente. Blaise Pascal escribió que “la justicia y el poder deben unirse, para que todo lo justo sea poderoso y todo lo poderoso sea justo”.

¿Cómo podemos implementar el poder en un entorno justo? ¿Es necesario dejar esto en manos de los tribunales como nuestros representantes en el ámbito legal o se aplica también a nuestras propias decisiones en la vida diaria? La justicia puede ser subjetiva y variar según la perspectiva.

Helena Blavatsky ha escrito un breve pasaje llamado “La escalera dorada” para su círculo íntimo de estudiantes, en el que resume sucintamente las directivas para una vida espiritual. El duodécimo paso es una “defensa valiente de aquellos que son injustamente atacados”.

Debemos ser defensores de aquellos que son perseguidos y atacados injustamente. Es popular participar en “políticas de identidad” donde un grupo social lucha por sus derechos en nuestro sistema sociopolítico. Por lo tanto, es poco común escuchar sobre los derechos de los homosexuales, los derechos de las mujeres, los derechos de las minorías y cosas similares. De hecho, todos estos son derechos humanos a los que toda humanidad moral debería dedicarse. Necesitamos levantarnos cuando se infringen los derechos de otros, porque la unidad hace más fuerza y ​​los juicios a este respecto deben buscarse de manera justa para todos.

Debido a esta expresión universal de la vida, y al hecho de que todos estamos conectados en un sentido espiritual profundo, debemos darnos cuenta de que cualquier daño que sufra el individuo también afecta al conjunto. Por el contrario, compartir amor, compasión y alegría eleva a los demás, ya sea directa o indirectamente.

Quizás el sentimiento lo exprese mejor Annie Besant, una de las primeras autoras teosóficas y segunda presidenta de la Sociedad Internacional. Ella escribe en su libro El enigma de la vida (Capítulo 1, página 3): “en la moral, la Teosofía construye sus enseñanzas sobre la Unidad, viendo en cada forma la expresión de una Vida común, y por tanto el hecho de que lo que daña a uno daña a todos. Hacer el mal, es decir, arrojar veneno en la sangre de la humanidad, es un crimen contra la Unidad”.

Evitemos todos este veneno que es un crimen contra la Unidad y encontremos la fuerza para impartir justicia en todo nuestro mundo.

+++++++

El jueves 4 de enero, durante la última Convención Internacional celebrada en Adyar, Douglas Keene participó en una interesante sesión de preguntas y respuestas con Tim Boyd, Deepa Padhi y Pradeep Gohil.

Haga clic en la foto a continuación, tomada durante este espacio, para verla.

DOUG3

(dependiendo de su región, es posible que deba omitir el anuncio)

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 568 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels