Lengua Espaňola

La sutil y sublime anarquía de la Fraternidad Universal

Jonathan Colbert – Estados Unidos  

Theosophy JC b JON Theosophy Tribute 3 120

Jonathan a la derecha con su padre, Jim Colbert, padre de la polinización cruzada orgánica, "cambiando de silla" en su casa en Julian, California

[Extractos de “Ay, y después... En busca de la dinámica de la Unidad” de Jonathan Colbert]

Sin autoconciencia y atención vigilante del hecho espiritual de la Unidad, los esfuerzos hacia la reunificación y la cooperación no pueden evitar el riesgo de degradación hacia las motivaciones facciones más entrópicas y conservadoras de autoconservación y consolidación. Si los teósofos, entonces, van a continuar con el noble objetivo de abrir puertas, la clarificación de los motivos, medios y métodos será cada vez más crucial. Una poderosa lente para el autoexamen individual e institucional que se necesita, se dio ya en 1890, en un discurso de Bertram Keightley en la ciudad de Nueva York a la Sociedad Teosófica Aryan titulado "Los objetivos de la Sociedad Teosófica". Su tesis es que crítica a la teoría y práctica del 1er Objetivo, la Fraternidad Universal, es la ingeniosa práctica del 2do y 3er Objetivo. Keightley escribe:

... en lugar de que nuestros tres Objetivos sean, como a menudo se supone erróneamente, separados, distintos, desconectados, en verdad están íntima y vitalmente relacionados entre sí: el Segundo y el Tercer Objetivo de la Sociedad indican las únicas líneas sobre las cuales podemos razonablemente Esperar alcanzar la realización última de nuestro gran ideal, la Fraternidad Universal de la Humanidad.

                                                                                                                                                      El Teósofo, septiembre de 1890

La sutil y sublime anarquía de la Fraternidad Universal, “excluye por su propia naturaleza, toda forma de dogma u ortodoxia del corazón de aquellos que verdaderamente siguen su noble enseñanza”. Los Fundadores de la Sociedad Teosófica vieron la Fraternidad Universal como un hecho Espiritual a realizar, más que como algo a ser creado o impuesto. Es esta idea fundamental por parte de los Fundadores, sostiene Keightley, lo que determinó la elección del segundo y tercer objetivos de la Sociedad.

Contrariamente a la opinión desafortunada de que, sigilosamente, se cuela entre los teósofos doctrinarios, que la búsqueda del segundo objetivo es una forma de probar que la Teosofía es superior a otras religiones, ciencias y filosofías, Keightley afirma que el estudio y el proceso que el segundo objetivo representa es el de eliminar las diferencias sectarias y mostrar la identidad fundamental de todos los credos.

Aquí, uno podría agregar con el Dalai Lama, que el estudio de las ciencias demuestra la profunda interdependencia de toda la vida y, con Platón, que el estudio de la filosofía como la contemplación de arquetipos trascendentales fomenta la universalización y la síntesis. Todos estos son ejemplificaciones del hecho espiritual de la Hermandad, cultivando “el crecimiento del sentimiento fraternal en todas las secciones de la raza humana”.

“La Fraternidad Universal”, entonces, dice Keightley, “no es solo la piedra fundamental de la Sociedad Teosófica, sino literalmente la esencia de su Segundo y Tercer Objetivos: el espíritu dador de vida en todos ellos”. Al considerar el 2º Objetivo, encontramos innumerables ejemplos de místicos que han tenido visiones beatíficas de unidad y solidaridad. De esta forma, el 3er Objetivo se vuelve accesible como parte del registro colectivo de la experiencia humana. Es importante destacar que, en la discusión de Keightley sobre el 3er Objetivo, él le quita énfasis a lo “psíquico” como desarrollo astral-fisiológico, mientras lo favorece como el “desarrollo espiritual del individuo”.

Este cambio de énfasis hacia el desarrollo de las facultades noéticas, espirituales y morales se refuerza tanto en la “Carta del Maha Chohan” como en el artículo histórico de HP Blavatsky, “Acción psíquica y noética”. Así, al dilucidar el camino del despertar noético, el crecimiento espiritual y la regeneración moral, hace del 3er Objetivo el medio indispensable para discernir plenamente la universalidad omnipresente del 1er Objetivo. Al hablar de la suma importancia de la Fraternidad Universal, concluye su discurso así:

Sin una meta por la cual luchar, un propósito tan elevado que nos animara, nuestra liberalidad de pensamiento pronto se convertiría en una licencia sin objetivo, nuestros esfuerzos por estudiar la Religión de la Sabiduría pronto terminarían en la formación de una nueva secta, la vida se extinguiría por completo entre nosotros, y la Sociedad Teosófica se desmoronaría en polvo o permanecería como un cadáver congelado y sin vida, encerrado en el Hielo del Dogmatismo.   

                                                                                                                                                         El teósofo, septiembre de 1890

El camino empinado de la Fraternidad Universal, más que el de la adquisición de doctrinas, es el más difícil de los dos caminos. Como señala Keightley, “Pocos son los que son lo suficientemente fuertes para vivir en un estado de crecimiento continuo, de expansión mental y cambio incesantes”. Sin embargo, Keightley es pionero en una ruta alcanzable para nosotros cuando señala los Objetivos 2º y 3º como las "únicas líneas" mediante las cuales se puede lograr el ideal de la Fraternidad Universal.

Los intentos en curso de abrir las puertas del corazón entre estudiantes de varias afiliaciones organizacionales podrían hacer bien, con Bertram Keightley, para enfocarse en los Objetivos 2º y 3º como medios importantes para realizar el preciado ideal de la Fraternidad Universal. Es de notar que, en su Prefacio a La Doctrina Secreta, HPB, escribe:  

Incluso los dos volúmenes que ahora se publican no completan el esquema, y ​​estos no tratan exhaustivamente los temas tratados en ellos. Ya se ha preparado una gran cantidad de material, que trata de la historia del Ocultismo contenida en las vidas de los grandes Adeptos de la Raza Aria, y muestra la relación de la filosofía oculta con la conducta de vida, tal como es y como debe ser.

¿Suena como el segundo y el tercer objetivo? Diferentes personas tienen diferentes cosas que decir acerca de si el material preparado por HPB a lo largo de estas líneas vio la luz del día, ya sea en vida de ella misma o póstumamente, pero lo que deseo llamar la atención aquí es su indicación de la necesidad de tal estudio. Encontramos sugerido en los escritos del reformador tibetano, Tsong Ka Pa, un currículo similar, y en este caso, incluyendo los tres Objetivos:

Para ir más allá de la actitud de buscar la felicidad de la paz para uno mismo, uno debe cultivar durante mucho tiempo el Amor, la Compasión y la Mente altruista de la Iluminación... Luego, uno debe aprender de las obras del Bodhisattva y alimentar el deseo de entrenarse en ellos. Cuando uno puede soportar la carga de las obras de los Hijos Conquistadores, debe tomar los votos del Bodhisattva y practicar sus preceptos”.\ (citado en The Jewel in the Lotus, Concord Grove Press, Santa Barbara, CA)

¿Qué pasaría si los teósofos de diversas tendencias, al explorar la dinámica de la unidad inherente en los objetivos 2º y 3º, determinaran compartir la investigación y la expresión a través de presentaciones y mesas redondas?

En el espíritu del 2º Objetivo, los grandes héroes de la humanidad como Buda, Shankaracharya, Pitágoras, Platón, Jámblico, Plotino, Hipatia, Boehme, Bruno, Pico Della Mirandola, Marcilio Ficino, Emerson, Thoreau, Gandhi y King podrían ser considerados, por nombrar sólo unos pocos. A medida que el estudio avanza de un héroe a otro, nuestros "surcos mentales" necesariamente tendrían que abandonarse para prestar atención completa a cada nuevo tema que nos ocupa.

En el espíritu del 3er Objetivo, ¿qué pasaría si temas como-- "Metafísica y ética", "¿Qué es la verdadera autodeterminación?", "¿Qué es el autoconocimiento?", "Meditación y autoestudio", "Continuidad" de la Conciencia Noética”, “Ideación, Salud y Automagnetización”, “Gestación y Crecimiento Espiritual”, “La Potencia del Silencio, el Sonido y el Habla”, “La Eficacia de la Toma de Votos”, y “Swadharma y el Llamado a la Acción” --de nuevo, por nombrar sólo algunos, podrían ser considerados? Todos estos representan capacidades espirituales dentro de cada ser humano, esperando a desarrollarse, ¿no es así?

Si, recordemos con Cervantes, que “siempre es mejor el camino que la posada”, habrá una riqueza unificadora de potencialidades en la indagación de estas notables facultades latentes en cada ser humano, establecidas, disfrutadas y celebradas, en donde se podría constituir un núcleo vivo de Fraternidad Universal.

Link to English version:

https://www.theosophyforward.com/articles/theosophy/3256-the-subtle-and-sublime-anarchy-of-universal-brotherhood

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 359 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

Facebook

itc-tf-default

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels