Editorial

Jan Nicolaas Kind – Brasil

Me parece que algunas redes sociales Teosóficas están experimentando una especie de crisis de identidad. No deberíamos generalizar nunca, porque, naturalmente, hay excepciones, pero varios moderadores  están actuando claramente desde una posición de superioridad que se han otorgado a sí mismos y también son cada vez más intolerantes con quienes tienen puntos de vista distintos a los suyos. Los participantes son censurados, ridiculizados o incluso demonizados, cuando sus opiniones no coinciden con las de los moderadores; ¿cómo queda la libertad de pensamiento, la Teosofía y sus principios?

No es ciertamente mi intención la de contribuir también a la aparente confusión,  con otra visión personal. Lo que resulta evidente, sin embargo, es que algunas personas, aunque califiquen su web como teosófica o utilicen la palabra Teosofía, realmente han eliminado a H. P. Blavatsky. Según ellos, ella, con toda su obra literaria, estaba totalmente equivocada y, lo que es peor, podría haber sido un fraude después de todo. Lo que llamamos Teosofía hoy necesita redefinirse o revisarse del todo y no debería circunscribirse exclusivamente a lo relacionado con ella.

Nos dicen incluso que, si la gente quiere saber cosas sobre Teosofía, debería apartarse de H.P.B. Las Sociedades Teosóficas que conocemos hoy son  organizaciones poco rigurosas, diluidas, que crean dogmas y convierten a la Teosofía en una religión. Se nos advierte especialmente sobre los seguidores de H.P.B.; también ellos, según algunos comentaristas, están obsesionados y se aferran a vagas creencias y a unos maestros imaginarios e invisibles. H.P.B. y sus ideas no encajan en el siglo veintiuno; la fundadora limita la creatividad y bloquea el progreso. Los llamados Blavatskyanos son verdaderos peligros para la raza humana. ¡Estáis advertidos!

Quizá yo haya estado equivocado del todo, pero nunca pensé que Helena Blavatsky fuera la mensajera suprema, aunque desde mi limitada observación, creo que se aproximó mucho. Por lo tanto, afirmar que quienes deciden estudiar su obra exclusivamente se están limitando, son rígidos y estúpidos, sencillamente no es cierto.

Siempre me ha sido difícil hablar de conceptos Teosóficos típicos y profundos con otras personas, por no mencionar hablar de Teosofía por Internet. Es una experiencia muy personal la que me siento obligado a compartir cuando estoy en la red; quizás soy demasiado tímido. Y esto nos lleva a una pregunta sutil. ¿Podría ser que las redes sociales teosóficas hayan sobrevivido a si mismas? ¿Cumplen realmente alguna función? ¿Son capaces de transmitir algo? ¿Puede hablarse de las enseñanzas teosóficas en la red y será posible comprender totalmente la magnitud de este espectacular sistema de pensamiento leyendo el monitor de nuestro portátil?

No tengo la respuesta. Solo sé que Internet ofrece muchas cosas, pero al mismo tiempo también tiene varias limitaciones, y a menudo los diálogos en la red terminan en discusiones incontroladas “a favor o en contra”, donde todo el mundo pierde. Quizás por esta razón, la Sociedad Teosófica de América (Adyar) decidió cerrar su web de Ning, lo cual es una lástima por una parte, pero por la otra también es comprensible.

Hace poco, los participantes de otra web pasaron mucho tiempo hablando enfervorizados de las pruebas recién descubiertas de que Albert Einstein, en efecto, tenía un ejemplar de La Doctrina Secreta en su escritorio. No subestimo el significado de esta prueba final, pero era asombroso ver el ardor de algunos de ellos. En vez de hablar de lo que La Doctrina Secreta puede ofrecer al mundo, básicamente se dedicaban a charlar al más puro estilo de las redes sociales corrientes. ¿O me equivoco?

¿Estoy un poco anticuado? Pero sí, creo que la pregunta crucial no debería ser  qué puede hacer por nosotros  la Teosofía, como si fuéramos capaces de consumirla, sino qué podemos hacer nosotros por la Teosofía. A este respecto pienso que los actos, así como un estudio profundo, pueden ayudarnos. Podemos leer toda clase de libros y seguir líneas distintas de pensamiento. Quizás visitar varias páginas de internet y participar en ellas si queremos, pero al final del día, sólo nuestros hechos contarán y nada más.

Por esto, en vez de intimidar a otros, diciéndoles qué deben pensar o no,  deberíamos dedicarnos, de forma incondicional y humilde, a ayudar a este planeta enfermo. Os pregunto, pues: ¿qué habéis hecho hoy…?

Aquí tenéis algunas páginas típicas para visitar:

http://theosophynexus.com/
(muy recomendado)

http://theosnet.ning.com/
(quizá no esté de acuerdo con los moderadores, pero es de interesante lectura)

http://groups.yahoo.com/group/theos-talk/
(foro fundado por Eldon Tucker, actualmente dirigido por otra persona)

Link to English version:

http://www.theosophyforward.com/the-society/editorial.html

 

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 510 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

EUROPEAN SCHOOL OF THEOSOPHY 2021 Logo

Facebook

itc-tf-default

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels