William Quan Judge y La Sociedad Teosófica – segunda parte

Dara Eklund - EE. UU

[Basado en una charla que dio Dara Eklund en el Instituto de Teosofia de Krotona en abril de 2010.]

Julia Keightley (Irish Theosophist, IV: 115) escribió sobre aquel período inicial: “Era una situación que parecía abrumar demasiado al joven abogado, pero este hizo cuánto pudo... como neófito, como miembro de un grupo que ha hecho el voto de pobreza interior, y cuyo trabajo invisible y sin registrar se considera de mucha más importancia que el trabajo visible exterior.


Julia Keightley

La corriente principal de este tipo de vida transcurre de un modo silencioso.  H. P. Blavatsky ya había escrito y dicho que él formaba parte de ella misma y de la Gran Logia ‘desde hacía eones,’... y que era uno de aquellos Egos ya probados que reencarnan varias veces inmediatamente después de morir; se le ayudaba a hacerlo para que, sin descanso en el devachán, prosiguiera con el trabajo de su Rama. Resulta interesante que, al término de los siete años de probación de esta vida, el Maestro más conocido por su relación con la S.T. envió al Sr. Judge, por medio de H.P.B., Su fotografía, con una inscripción en el reverso que decía ‘a mi colega,’ con un criptograma y la firma; y poco después, una carta de agradecimiento y consejo, entregada al Sr. Judge en París por H.P.B. Un mensaje escrito que recibió a través de H.P.B. escrito desde la Rama en esa época termina diciendo: ‘Quienes hacen todo lo que pueden y lo mejor que saben hacen lo suficiente para nosotros'.” Judge deseaba hacer más, desanimado en la primera carta que le mandó a Julia por el pesado karma que los hombres han  acumulado. Escribió lo siguiente: “Ese profundo suspiro me atraviesa el corazón. ¿Cómo se puede aligerar el peso? ¿Tengo que quedarme tranquilo, mientras las pocas manos fuertes de los Benditos Maestros y Sus amigos contienen esa horrible nube? Hace siglos que hice el voto de ayudarles y debo hacerlo. ¡Ojalá pudiera hacer más por el gran Karma! Letters That Have Helped Me (Cartas que me han Ayudado), carta 1: ULT ed., 1946, p. 2; http://theosophytrust.org/Online_Books/Letters_V1.2.pdf p. 7)

Finalmente, con los años, gracias a la buena vista empresarial de Judge, fue creciendo el número de miembros, y las ramas se fueron extendiendo por el país. Una vez le preguntaron a una señora si Judge le había enseñado poderes psíquicos y ella contestó: “Le diré la clase de enseñanza psíquica que me dio. Es la siguiente: No expulses a nadie de tu corazón (Irish Theosophist, [15 de junio de 1896] 4.9:167). Por medio de H.P.B., se recibió una carta del Maestro en 1887, diciendo que Judge “es el que más sufre de todos los chelas y el que menos pide o ni siquiera espera” (ibid., 166). Podemos ver confirmado con esto que aquellos primeros años de desolación, en los que Judge se desesperaba, diciéndole a Damodar que no tenía noticias de los maestros, fueron un período de prueba, sobre todo cuando H.P.B. le designó más tarde como su “representante exclusivo en América en virtud de su carácter como chela durante trece años ininterrumpidos” (Sven Eek y Boris de Zirkoff, William Quan Judge, Theosophical Pioneer [Wheaton, Illinois: Theosophical Publishing House, 1969, p. 16], y nota a pie de página de la circular del E.S.T. Circular publicada en Londres después de la muerte de de H.P.B).


Boris de Zirkoff

La biografía de Sven Eek y Boris de Zirkoff se centra, desde el principio, en los testimonios de H.P.B., Olcott, y Besant que reconocen a Judge como uno de los fundadores originales. Al parecer existían dudas, incluso en aquellos días, por parte de destacados trabajadores como Richard Harte, que fue el editor de The Theosophist durante un tiempo, después de que Blavatsky dejase la India. El 12 de septiembre de 1889, ella le escribió a Harte respecto a la política de la revista: “No permitiré que Judge sea rebajado ni humillado en ella. Judge es uno de los Fundadores y un hombre que siempre ha sido fiel a los Maestros” (Echoes 1:xx). Un mes después de la muerte de H.P.B, Annie Besant publicó su declaración del 19 de mayo de 1891, respondiendo a las calumniosas imputaciones de algunos periódicos y dando el nombre de los tres fundadores. Era natural que los miembros europeos e indios pudieran considerar “a los gemelos teósofos,” Olcott y Blavatsky, como únicos fundadores, ya que solían trabajar juntos. Sin embargo, después de la muerte de H.P.B, vemos que Olcott reconoce, en varios documentos, a William Quan Judge como su cofundador y le invita a reunirse con otros para tratar sobre el futuro de la Sociedad (Echoes 1:xix-xxi).

En marzo de 1892, cuando Olcott estaba pensando en dimitir, Judge le apoyó para que permaneciera en su cargo incluso después de que Besant propusiera, en una circular, a Judge como sucesor en el caso de que Olcott dimitiera. (Echoes 1:xxii). Besant escribió a la sección americana: “Son ustedes muy afortunados de tener a W.Q.J. como Dirigente. Ahora que H.P.B. ya no está, son los americanos quienes tienen como líder inmediato  al “más grande de los exiliados’” (Letters That Have Helped Me, p. 139).  El misterioso término de "exiliado" se lo aplicó a Judge  la misma H.P.B., posiblemente porque él había levantado la sociedad cuando se hallaba "exiliado" en América, partiendo de unos comienzos bastante desalentadores. También nos sugiere su condición oculta respecto al cuerpo tomado en préstamo en el que a veces se sentía constreñido.

Boris de Zirkoff afirmó que la breve permanencia de Judge en Adyar, cuando estalló la conspiración de los Coulomb, estuvo envuelta en el misterio. Sabemos que dio conferencias, que fueron muy bien recibidas, en diversas ramas de la India, y que podemos encontrar reimpresas en Echoes 2. Cuenta Besant que Judge participó activamente en la defensa de la Sociedad mientras estuvo en Adyar. En su viaje de vuelta, vía Londres, el presidente de la S.T canadiense A. E. S. Smythe, vio a Judge por primera vez. Recordaba cómo se le acercaban los niños furtivamente en el barco (Lamp, 15 de abril de 1896, p. 136;  Canadian Theosophist (15 de abril de 1939) 20:35; y Echoes 2:xxiv). Al regreso de Judge a Nueva York en 1884, su situación económica mejoró mucho y pudo dedicar más tiempo a la S.T. Fue un período de cambio interno, descrito gráficamente por el Coronel Olcott en la Convención de la S.T. europea de 1891 como un “soplo divino” (Echoes 1:xxv y Proceedings, julio de 1891, p. 49). Fue también durante este período de su trabajo más activo que Judge les sugirió a sus cofundadores formar una Sección americana. En 1886 Olcott designó a Judge como Secretario General permanente de la Sección americana.

La fundación de la revista Path, en abril de 1886, marcó el principio de la producción literaria más fructífera de Judge. Después de haber establecido la Aryan Press, imprimió (entre muchos otros) un extenso y amplio tratado titulado An Epitome of Theosophy (Una Epitome de la Teosofía), con una sucinta reseña de los principales postulados de la Sabiduría Antigua. Entre los títulos que Judge publicó en la última década de su vida encontramos los siguientes: En abril de 1889 apareció el Foro Teosófico, editado por Alexander Fullerton, en el cual Judge contribuyó respondiendo a numerosas preguntas. (Echoes 2). También en 1889, asistido por James Henderson Connelly, Judge publicó su interpretación de The Yoga Aphorisms of Patanjali, (Los Aforismos del Yoga de Patanjali) dedicados a H.P.B. y a la S.T. A principios de 1890, apareció una serie en el periódico Kate Field’s Washington, con el título “Ecos de Oriente.” El título lo escogió Kate Field, que también eligió el seudónimo de “Occultus” para Judge. Estos artículos atrajeron a muchas personas hacia la Teosofía, y finalmente se imprimieron como folletos (Echoes 3). Sin duda el estudio devocional más importante de Judge se publicó primero como una serie en la revista Path y en 1890 en formato de libro: su recensión del Bhagavad Gita, un tesoro para muchos estudiantes de Teosofía, aunque más adelante tuviéramos traducciones más exactas con comentarios. En 1891 Julia Keightley, bajo su seudónimo de Jasper Niemand, comenzó su serie “Letters That Have Helped Me” (Cartas que me han ayudado) en la revista Path, que posteriormente fueron compiladas en un libro (con un segundo volumen impreso en 1905 por Thomas Green de Londres). Una edición de la S.T. de Pasadena combina ambos volúmenes y contiene las valiosas notas de Judge para “Una Novela Oculta,” además de varios datos sobre su vida a partir del volumen de Thomas Green. La edición U.L.T. contiene varias selecciones más de Judge. En 1893, se publicó The Ocean of Theosophy (El Océano de la Teosofía) como un texto básico para principiantes, que Boris de Zirkoff ha descrito como una de las presentaciones más valiosas y simples de la Teosofía. Durante 1890-4, Judge publicó los Oriental Department Papers, traducidos por el Profesor Manilal Dvivedi y Charles Johnston. También durante este período, se publicaron los Department of Branch Work Papers. Al mismo tiempo, muchos artículos de Judge fueron publicados en Lucifer, the Theosophist , Irish Theosophist, Pacific Theosophist , New Californian  y Vahan. Colaboró en la preparación de actos de varios congresos de la S.T., quizás el más importante de los cuales fue  el de 1893, la World’s Fair Parliament of Religions. Los relatos de un acontecimiento que atrajo a miles de personas para oír a William Q. Judge, Annie Besant, Claude Falls Wright, y Chakravarti se han vuelto a publicar en Echoes. Como Secretario General, Judge también mantuvo una extensa correspondencia.

Tenemos información sobre la participación de Judge en la constitución de la Sección Esotérica  en la biografía de Boris de Zirkoff (pp. xxx ff.), incluyendo un facsímil de un documento de diciembre de 1888 en el que se designaba a Judge como representante único de la E.E. en América. En él, H.P.B dice que, “en virtud de sus cualidades como chela con trece años de antigüedad,” Judge es “el único canal por medio del cual se enviarán y recibirán todos los comunicados entre los miembros de la Sección y yo misma.” Cuando Richard Harte hizo un comentario condescendiente sobre los efectos eufóricos que tendría para Judge firmar su compromiso, H.P.B. respondió que Judge no necesitaba firmar ninguna promesa, porque, al igual que Olcott,  “mi confianza en él es suficiente para no necesitar ningún juramento” (p. xli). En el mismo año de la formación de la E.E., Judge fue designado como vicepresidente de la S.T. por el Coronel Olcott, y oficialmente elegido en 1890. Entonces, H.P.B dijo que “ella estaba dispuesta a intercambiar a toda la progenie esotérica  de los Estados Unidos por un solo W.Q.J, que formaba parte de ella misma desde hacía varios eones…. El día en que W.Q.J. dimita, H.P.B. estará prácticamente muerta para los americanos. W.Q.J. es el Antahkarana entre los dos Manas, el pensamiento americano y el de la India - o mejor dicho el Conocimiento esotérico trans-himaláyico.” Durante este período, sentimos la dualidad de Judge como persona. Cuando un alto iniciado u ocultista envía toda su conciencia o parte de ella al cuerpo de un mensajero neófito para realizar un deber o para enseñar en el mundo externo, pueden surgir aparentes contradicciones o problemas, como H.P.B le describió a Judge: “El problema contigo es que conoces el gran cambio que tuvo lugar dentro de tí hace unos años. Otros experimentan cambios en su cuerpo astral de vez en cuando y se ve substituido por el de los Adeptos... y ellos influyen en el hombre externo y en el hombre superior. Contigo es el NIRMANAKAYA no el ‘astral’, el que se combinó con tu astral. De ahí la naturaleza dual y el conflicto” (Echoes 1:xxxiv). C. A. Griscom (bajo el seudónimo de G. Hijo) habla de la lucha que el verdadero Ego tenía cuando utilizaba el cuerpo de Judge: “Una vez pasó varias horas describiéndonos a mi esposa y a mí la experiencia que tuvo el Ego para asumir el control del instrumento que iba a usar durante tantos años... porque hasta el día de la muerte del Sr. Judge, las tendencias físicas y hereditarias del cuerpo que utilizaba aparecían e interferían con la plena expresión de los pensamientos y los sentimientos del hombre interno. Su brusquedad y frialdad ocasionales eran atribuibles a esta falta de coordinación... y le preocupaba que sus verdaderos amigos confundieran sus auténticos sentimientos” (citado en Letters That Have Helped Me 2:112-3, o  Theosophy Company, ed. 1946, p. 287).

Al cierre de la edición de 1905 de Letters That Have Helped Me , encontramos notas para “Una Novela Oculta” que Judge tenía la esperanza de que Julia Keightley escribiera algún día (Theosophy Company, ed.1946, p. 249). Ella le ponía reparos pero reprodujo la portada con el título que Judge en 1891 había querido que usara: “En un cuerpo prestado: El viaje de un Alma,” firmado con su nombre de soltera, J. Campbell Ver-Planck. La narración oculta de Judge “Turn of the Wheel” (El giro de la Rueda), escrita bajo el seudónimo de Bryan Kinnavan, refleja los rasgos principales de esta novela (Echoes 1:561-4).

H.P.B llamaba a Judge “El resucitador de la Teosofía en los Estados Unidos.” Cuando le atacaron, escribió: “El hermano Judge... se niega a defenderse... Ningún hombre que se sabe inocente lo hace. Pero ¿es ese motivo para dejarle sin defensa?” (Explicación preliminar E.E. Instrucción núm. 3, 1890). Sin embargo, él también defendió a H.P.B. en este período. Cuando Elliot Coues acusó públicamente a los fundadores de ser unos embaucadores, tratando al mismo tiempo de usurpar la Sección americana y declarándose   responsable de los asuntos de La E.E., Judge asumió la defensa de Blavatsky en un pleito contra el New York Sun. Aunque el pleito se vio interrumpido por la muerte de ella, el Sun publicó su retractación respecto al artículo Coues. En ese mismo número (26 de septiembre de 1892) el editor incluyó el artículo de Judge "The Esoteric She" (Ella la esotérica), para exponer a la luz aquellas difamaciones. Todo eso despertó un gran interés por la Teosofía, y se imprimió varias veces con diferentes títulos, llegando incluso a lugares tan lejanos como Sri Lanka, donde apareció en el Buddhist de Colombo con el título de "Madame Blavatsky” en noviembre y diciembre de 1892 (Echoes 3: 204-12).

Con la muerte de H.P.B., el 8 de mayo de 1891, desapareció una gran fuerza de cohesión dentro de la S.T. La conmoción momentánea sirvió para unir a todo el mundo, según Boris de Zirkoff, quien añadió que era cuestión de tiempo solamente ver una competencia entre voluntades fuertes. (Echoes 1:  xli) En enero de 1892, enfermo Olcott por aquel entonces, presentó su renuncia. El 11 de marzo de 1892, Besant propuso que Judge, vicepresidente de la S.T. fuera el sucesor. Aunque la Sección Europea le votó como presidente, Judge se abstuvo, instando a Olcott a revocar su dimisión. Con el respaldo de la Sección india y prohibiéndole su Maestro que dimitiera de su cargo, Olcott nombró vicepresidente a Judge, para ser su sucesor constitucional sólo después de su muerte, con lo que Olcott siguió siendo presidente el resto de su vida. (ibíd xlii-xliii) El período siguiente fue brillante. La participación en el Parlamento de las Religiones del Mundo durante la Feria internacional de Chicago se debió a una sugerencia de Judge. Él y Annie Besant, así como Chakravarti y Dharmapala, atrajeron grandes multitudes, llegando en cierto momento a ser 4.000 personas y necesitando una sala adicional para la Teosofía. El congreso para los miembros de la S.T. tuvo lugar en su propia sede, y aumentó el número de miembros de las ramas en América con todas las personas interesadas después de haber oído la conferencia que dió Judge, titulada “Theosophy generally stated” (Exposición general sobre laTeosofía) (Echoes 2:135-9).

A pesar de la euforia provocada por aquellos acontecimientos, una sombra oscura persiguió los últimos años de Judge, afectando también a la Sociedad Teosófica. Se llamaría “El caso Judge” (acusaciones por haber afirmado falsamente tener contacto con los Maestros). La biografia de Judge de Sven Eek y de Boris de Zirkoff nos proporcionan tres fuentes principales en el juicio del caso Judge, así como facsímiles y transcripciones de dos cartas de los Maestros recibidas por Judge (Echoes 1:liv-lvi). Sin embargo, hay excelentes teósofos en todas las organizaciones que se formaron después de la escisión por el caso Judge, que fueron fieles a W.Q. Judge. Tampoco creo que la mayoría de las personas implicadas en la acusación de que Judge afirmara falsamente tener contacto con los Maestros actuasen por motivos conspirativos. Los cargos del caso Judge fueron sobreseídos finalmente con la declaración de Olcott, de tanta importancia histórica, respecto a la neutralidad de la S.T. en relación a la creencia en los Maestros. En el momento de aquellas acusaciones, Las Cartas de los Maestros a A. P. Sinnett aun no habían sido publicadas. De haberlo sido en aquellos días (en lugar de 1923), podrían haber evitado tales recriminaciones. Leemos en ellas (en concreto las cartas 74 y 75 de la edición cronológica de Vic Hao Chin y de The Mahatmas and Their Letters (Los Maestros y sus cartas) de Geoffrey Barborka) que muchas veces el chela transmite el mensaje de su maestro de su propio puño y letra. El 12 de julio de 1894, Annie Besant leyó, en la Convención Europea, una declaración apoyando a Judge en la que se decía que este había recibido algunos mensajes de los Maestros para otras personas, pero no por vía de la precipitación directa. La propia defensa tranquila de Judge consistió en decir que  tenía  derecho a declarar su creencia en la existencia de los Maestros, y esta fue la conclusión de Olcott al rechazar los cargos. Sin embargo, el proceso del caso Judge fue lamentablemente publicado en la Westminster Gazette, y después de otras denuncias en la convención de Adyar de 1894, la Sección americana, en su convención de Boston de 1895, votó para convertirse en un órgano independiente como “The Theosophical Society in America”  bajo la presidencia de Judge. Dos años antes Olcott le había escrito a Judge: “Si quieres  Sociedades Teosóficas separadas formadas por Secciones, hazlo, por favor. Yo ya se lo ofrecí hace unos años a H.P.B., e incluso a A.P.S.” (Informe de la Convención americana de 1895, p. 23).


W.Q. Judge

Con la salud muy delicada por unas fiebres que había contraído años atrás en Sudamérica, además de un principio de tuberculosis, Judge sólo podía hablar en susurros en la convención de Boston. Katherine Tingley, una ex enfermera de la Guerra civil, alquiló una casa en Mineral Wells, Texas, donde le cuidó y se convirtió en su amanuense. Después de la convención, Judge se trasladó al sur para aliviar sus dolencias; pero al encontrarse más débil, a pesar del clima más cálido, volvió a Nueva York, mientras seguía dictando cartas y notas para futuros trabajos. Boris de Zirkoff concluye su biografía con una descripción de la muerte de W.Q.J. el 21 de marzo de 1896. Algunas de sus últimas palabras fueron “Debería haber tranquilidad. Aguanten. No se apresuren.” En una página en blanco del Océano de la Teosofía, varios testigos vieron cómo su mano astral escribía lo siguiente:“ No hay espacio para la tristeza en el corazón de quien conoce y es consciente de la Unidad de todos los seres espirituales. Mientras que las personas, los monumentos y los gobiernos desaparecen - el Ego permanece y vuelve de nuevo. Los sabios no son perturbados; permanecen en silencio;  confían en el Ego y buscan su refugio en él” (Echoes 3:223).

Link to English text:, click here

 

Text Size

Paypal Donate Button Image

Subscribe to our newsletter

Email address
Confirm your email address

Who's Online

We have 122 guests and no members online

TS-Adyar website banner 150

EUROPEAN SCHOOL OF THEOSOPHY 2021 Logo

Facebook

itc-tf-default

Vidya Magazine

TheosophyWikiLogoRightPixels